El justicialismo analizará en profundidad la notable merma de votos

Politica y Economia

La lista de diputados locales fue la categoría en la que más votos se perdieron en relación con la elección de agosto.

Aunque se alzó con el triunfo en las elecciones del domingo, los números obtenidos por el FJV y la comparación con el trabajo realizado para las primarias de agosto dejaron tela para cortar en el justicialismo. Es que el crecimiento de las fuerzas opositoras fue casi directamente proporcional a la merma de los votos obtenidos. A esto se suma un hecho destacado: la lista de diputados provinciales que encabezó Isauro Molina no traccionó de la manera esperada; fue la categoría en la que más votos perdió el justicialismo a nivel provincial y hasta fue derrotada en Capital por lista del FCS-Cambiemos, que lideró Enrique Cesarini.

En la provincia, la lista de diputados provinciales tuvo 1.400 votos menos en comparación con la lista de diputados nacionales que encabezó Gustavo Saadi. Es decir que funcionó allí el corte de boleta para la propuesta encabezada por Isauro Molina. La mitad del corte se concentró en la Capital.

En la comparación directa con el resultado de las PASO puede observarse esa caída en la Capital: en agosto, las dos listas de diputados provinciales que presentó el FJV obtuvieron entre ambas 37.479 votos, mientras que la lista que compitió el domingo consiguió 33.310, unos 4.169 votos menos que dos meses atrás, que la dejaron como la única categoría perdedora en el distrito más importante de la provincia. Por su parte, el FCS había logrado 30.250 votos entre las dos listas en agosto, y logró sumar 3.165 más en esta elección, lo que lo ubicó más de cien votos por encima del oficialismo.

Por otra parte, jugaron un rol importante los votos que las PASO habían sumado para otras fuerzas: el MAP dejó 1.321 votos, otros 1.132 fueron de Renacer Político y Social, mientras que UNIR había obtenido 808. Además, el voto en blanco cayó de 5.440 a 3.200 en la última contienda.

Desempeño del FUC y el PO
Las dos fuerzas que dieron la nota el domingo lograron un importante crecimiento en su caudal de votos. En Capital, el FUC  logró en la categoría de diputados provinciales 5.797 votos, casi 2.600 más que en agosto; mientras que el PO mejoró en 1.400 votos su performance, con 5.229 adhesiones. Entre ambos, hubo poco más de 500 votos de diferencia, pero el FUC logró la mayor ventaja en el interior provincial, ya que los de Capital fueron menos de la mitad de sus votos.

Concejales
Lo mismo ocurrió en la categoría de concejales. El escrutinio provisorio dio ganador al FJV por 329 votos con triunfos en los circuitos 3 y 5, pero con una considerable merma en los votos. El concejal electo Maximiliano Mascheroni consideró que este resultado es producto de una menor participación del electorado. En números, la participación en Capital fue de 64,48% contra los 65,35% de las PASO y contra el 69% a nivel provincial.

"Fue menos gente a votar, pero también ocurrió que en las PASO éramos nueve listas compitiendo, con lo que podía traccionar cada una, y ahora algunos no estaban en carrera. Sin embargo, todos estuvimos caminando e intentamos ir por el objetivo de la quinta banca. Será materia de análisis el porqué de esta disminución en los votos", explicó Maximiliano Mascheroni.

Es que los nueve precandidatos que el FJV presentó en agosto se repartieron 39.213 votos en total, ampliamente superiores a los 29.862 que obtuvieron las dos listas del FCS-Cambiemos. Sin embargo, en el mano a mano con la lista de Simón Hernández el reparto fue de 34.393 votos a favor del FJV y 34.064 a favor del FCS-Cambiemos. De confirmarse ese resultado, hay un crecimiento de casi 5.000 votos a favor de la principal fuerza opositora.