Los catamarqueños tenemos que mejorar nuestra cultura de la higiene

Locales

Aunque suene duro el título de la nota, tenemos que aceptar, que nos falta mucho para tener una provincia ejemplar y dar, no sólo a los que nos visitan sino también para nuestros habitantes, una mejor imagen y sobre todas las cosas asegurar la salubridad de los productos alimenticios.

Las entidades competentes tendrían que ejercer aún más controles y ser más severos con las multas e exigencias.

Cuando uno viaja, ve que en otros lugares, tantos lugares gastronómicos, boliches, estaciones de servicios, cuentan con servicios de baños con excelentes condiciones… y a medida que vamos entrando en nuestra provincia baja la excelencia y se transforma en servicios “casi aceptables”. Muchos lugares nuevos, realmente cumplen con un servicio bueno, pero hay muchos que siguen funcionando y son deprimentes. Evidentemente hay alguna secretaria de los municipios que no está cumpliendo con su función o quizás las medidas no que se toman no sean las adecuadas.

Con respecto a la higiene de los lugares de venta de comestibles (supermercados, mercados, almacenes, kioscos, bares, restaurantes, comidas al paso, etc), si bien se hacen controles a través de bromatología, estos no son lo suficientemente eficaces, porque se siguen viendo lugares que a simple vista se ven no aptos para vender alimentos.

Queremos ser objetivos y también destacar que hay muchos negocios que mantienen una conducta adecuada con respecto a la higiene, pero lamentablemente no son la mayoría.

Se viene pronto "La Fiesta Nacional e Internacional del Poncho 2017", esperemos que este año el municipio multiplique los esfuerzos para el Predio Ferial y para toda la ciudad, Así aquellos que nos visiten se lleven la mejor imagen de nuestra Catamarca. 

 

Este es el informe que pasó Bromatología del municipio capitalino.

 

INFORME DE BROMATOLOGÍA

En los comercios predomina la falta de higiene y los insectos

Desde el año pasado a la fecha, inspectores clausuraron un total de 48 locales que venden alimentos.

Los inspectores del área de Bromatología Municipal realizaron desde el año pasado a la fecha cerca de 7.000 inspecciones a comercios en la ciudad, y del total se desprende que la infracción más frecuente que cometen los comerciantes es la falta de higiene, a esto se suma la presencia de insectos y los alimentos en mal estado. Para la administradora del área, Ana Salcedo, los datos revelan que existe falta de compromiso de los propietarios, quienes a pesar de las multas y las clausuras reinciden en su accionar varias veces por año. 

 

Entre las actas de las inspecciones realizadas, también predominan los casos de secuestro de mercadería vencida y bebidas sin alcohol caducas. La mayoría de los comercios controlados carecían de documentación en regla y en muchos casos vendieron alimentos en locales con infraestructura no adecuada. 

 

"Del total de las inspecciones que se discriminan por diversos tipos de operativos como de rutina, o por las denuncias, se realizaron el año pasado 32 clausuras de locales y se multó a más de 600 comercios, este año van 16 comercios a los que le suspendieron temporariamente su actividad. Además, se hicieron más de 112 operativos de secuestros de alimentos, algunos por falta de documentación, otros en mal estado o porque eran transportados sin control. El trabajo que se hizo y se realiza es porque la gente no se acostumbra a cumplir con las normas, y por ejemplo todos saben que deben desinfectar, pero nadie lo hace”, remarcó.

 

Aclaró, que la mala manipulación de alimentos también es grave, y que a la hora de controlar los locales son escasos los que cumplen con todos los requisitos, a pesar de que muchos tienen grandes infraestructuras y son reconocidos. 

 

"En total sea en el centro o la periferia, la contravención más común y frecuente es la falta de limpieza, y los casos de clausura son por los insectos, tienen cucarachas y materia fecal de ratas, aunque no encontremos las ratas la presencia de indicios fue el año pasado motivo de varias clausuras. Pero sin lugar a dudas lo que nos llamó la atención el año pasado fue la cantidad de bebidas que tuvimos que secuestrar por mal estado y no hablamos de alcohol, y sí de gaseosas y bebidas no gasificadas. En su mayoría vencidas o con pocos días para vencerse, no sabemos qué sucedió, pero solo en bebidas sin alcohol secuestramos cerca de 8 mil litros”, explicó.

 

Carnes 

 

Los inspectores bromatológicos en su informe anual también destacan los secuestros realizados en productos cárnicos y lácteos. Entre carnes rojas y blancas, fiambres y conservas secuestraron un total de 475 kilos en el 2016 y a la fecha 330 kilogramos. Mientras el total de secuestros entre yogur y quesos suman cerca de 500 kilos y 40 litros, desde el año pasado a la fecha. 

 

"A diferencia de otros años, hemos notado un gran crecimiento comercial desde el 2016 a la fecha, el grupo de 30 inspectores entre becados y de planta, no damos abasto, pero tratamos de abarcar todo el territorio. Lamentablemente, los comerciantes son reincidentes, y con un control de rutina podemos detectar que vuelven a cometer la misma infracción una y otra vez. Hay locales con dos clausuras y siguen siendo infractores y eso nos preocupa. Por eso queremos realizar este año charlas para el rubro de rotiserías, bares y restaurantes porque muchos tienen locales importantes y cometen errores que no deberían ya cometer”, expresó.

 

Supermercados

 

Desde Bromatología informaron que el año pasado se profundizaron los controles en los supermercados del medio, en algunos locales de grandes cadenas se aconsejó realizar cambios y aplicar las normas. Similar situación en los súper locales y cumplieron. Pero entre las inspecciones surgieron inconvenientes graves en los conocidos supermercados "chinos”, donde no solo secuestraron mercadería no conservada, también llegaron a clausurar algunos de estos negocios ante la resistencia de los propietarios.

 

INSPECCIONES

 

De acuerdo con el informe entregado, los inspectores de bromatología destruyeron alimentos secuestrados en el lugar de 168 alimentos el año pasado y este año van realizando 60 destrucciones. Entre ellas, predominan los rubros de sandwicherías, fiambrerías y pollerías.

 

Los controles en transporte son otro punto importante. El año pasado controlaron 153 medios que transportaban alimentos, de los cuales secuestraron 10 unidades. Este año inspeccionaron 20 y demoraron 3. El último operativo fue el lunes, cuando un camión de Tucumán circulaba en la ciudad con alimentos mezclados con elementos de limpieza. 

 

En el área cada vez son más los operativos tras denuncias realizadas por vecinos. Las últimas fueron; una por presencia de vidrio en alimentos y la otra por intoxicación luego de haber consumido un producto alimenticio. 

 

Este año el área inició controles en guarderías, kioscos de escuelas, paradores, puestos de calle Rivadavia, pancherías, carnicerías y distribuidoras. En cada lugar notificaron para que realicen los cambios. En distribuidoras y carnicerías realizaron secuestros preventivos.