Apuntan a Mazzucco también en la causa de fraude en una empresa periodística

Locales

El fiscal Walther denunció que inició una investigación paralela.

La otra causa que se ventiló en el jury es la que está relacionada con la denuncia de fraude que fue iniciada por los socios del diario El Esquiú. Para este hecho, el fiscal Bergesio convocó al fiscal de Instrucción Nº 4, Ezequiel Walther, quien apuntó a Mazzucco por haber iniciado una investigación paralela con conocimiento de la existencia de la causa.
 
Walther relató que en febrero de 2014 Ricardo Sinfoniano Herrera inició una denuncia en Fiscalía General por una presunta estafa. La presentación era contra Juliana Ibarra.
 
Mientras se tramitaba la causa, Sinfoniano Herrera realiza la misma presentación en la Unidad Judicial Nº 4 y esta denuncia recae en la fiscalía de Roberto Mazzucco, quien inicia una investigación paralela.
 
"Mazzucco resuelve iniciar la causa pero no corrobora en la Fiscalía Nº4 si había una causa similar. Comienza a desenvolverse la investigación penal preparatoria y a su vez se incorpora una serie de elementos contables y otras pruebas que se encontraban en discusión en la Cámara de Apelaciones". 
 
Walther declaró que se entera de la investigación paralela porque el abogado defensor de Ibarra, Enrique Lilljedahl, realiza un planteo por la competencia. Según su versión, le envía un oficio a Mazzucco y le advierte que estaría ante una doble persecución, lo que significa la doble investigación por el mismo delito, la misma denuncia. "Se omitió contestar en tiempo y en forma por parte de la Fiscalía ante el oficio que había librado y se hizo el requerimiento de elevación a juicio de Ibarra". 
 
Esta elevación fue atacada por el abogado defensor y el juez de Control de Garantías Nº 3 decretó la nulidad de la investigación de Mazzucco y ordenó que las pruebas que se habían incorporado en esa causa vayan al expediente original. La causa sigue en la Cámara de Apelaciones. 
Walther pidió el inicio de sumario para Mazzucco por esta intromisión.
 
"Tacha" de testigos

 La defensa de Mazzucco solicitó al tribunal la "tacha" de las declaraciones de Cancino, Ovejero y Ares en la causa de una usurpación en Los Altos. Según los abogados de Mazzucco, estos testimonios se presentaron en la causa como testigos cuando en realidad son denunciantes y tienen "un odio manifiesto" contra el fiscal. Además, cuestionó que hayan sido asesorados por la Corte de Justicia para avanzar contra Mazzucco. 

 
El tribunal decidió que este planteo será reservado y recién será considerado al momento de los alegatos y la sentencia.
 
No declarará Luciano Rojas
El Tribunal rechazó la incorporación de los testimonios de los abogados Luciano Rojas y Miguel Leiva solicitados por el fiscal Gustavo Bergesio, por considerar que "no incorpora ninguna prueba nueva a la causa". 
 
Las declaraciones de estos letrados fueron solicitadas luego de los dichos del abogado Fernando Contreras, quien relató que Rojas alardeaba de sus contactos en la Justicia y de que se jactaba de que tenía como socio a Leiva, quien es hijo de la ministra de la Corte, Amelia Sesto de Leiva.
 
Siguen los testigos  
Hoy a partir de las 8.30 se reanudará el jury contra el fiscal Mazzucco. Para esta jornada está prevista la presencia de 16 testigos de concepto, donde la mayoría corresponde a la defensa del fiscal acusado.
 
En principio eran 22. Sin embargo, por pedido de los abogados de Mazzucco esa lista se reducirá. Los defensores del fiscal justificaron su pedido, para "no hacer más engorroso el proceso". También declarará hoy el fiscal de Instrucción N°5 Luis Baracat, que fue ofrecido por el fiscal Bergesio.
 
 
"En feria se resuelven causas urgentes"
Casi al final de la jornada, los abogados Hugo Costilla y Enrique Lilljedahl prestaron su declaración ante el tribunal. Los letrados fueron convocados por el hecho donde se acusa a Mazzucco de devolver un camión con los papeles adulterados a su dueño durante la feria judicial.
Costilla (testigo de la fiscalía), actual secretario de la Fiscalía N° 7, explicó cómo es el trabajo de las fiscalías durante el tiempo de feria judicial. Así resaltó que una sola  fiscalía atiende el trabajo de todas las demás y que únicamente "se atienden las causas más urgentes con personas detenidas". Sostuvo, además, que para el fiscal de feria ese período "es un trabajo de locos", ya que en ese tiempo no disminuye la cantidad de denuncias que ingresan.
 
También, resaltó lo "engorroso" que se le torna al fiscal en feria actuar sobre causas que no son de su propiedad y que también solo se actúa en las causas urgentes. Esta respuesta se vincula a la decisión de Mazzucco de entregar el vehículo a pesar de que la causa no era de su fiscalía.
 
Finalmente, resaltó que la última acordada de la Corte en relación con el secuestro de vehículos (del año 2014), si fue notificada a los fiscales.
 
Por su parte, Lilljedahl (testigo de la defensa) relató que él fue el abogado del dueño del camión secuestrado, Rafael De Cicco, y que en la causa "hubo muchas irregularidades en el accionar de la Policía". Por lo tanto, consideró tal proceso como "nulo".
 
Agregó que cuando se imputó al dueño del camión, la causa ya estaba prescripta y que por tal situación pidió la entrega del vehículo y el sobreseimiento del acusado. En ese sentido, señaló que el camión estuvo secuestrado durante tres años y que cuando fue recuperado por su dueño estaba "en mal estado".
 
Consultado por Mazzucco  sobre los motivos de su presentación para exigir la entrega del camión en la feria judicial, el abogado indicó: "Vi que la causa estaba prescripta, me pareció grave y lo planteé".
 
De igual forma, señaló que luego de la entrega del vehículo, él se desvinculó de De Cicco, pero que supo que el fiscal de instrucción N°8 Luis Baracat, quien era el titular de la causa del camión hasta que la tomó Mazzucco en feria, volvió a imputar a De Cicco y solicitar el secuestro del camión.