Nuevos cruces por el supuesto pago de coimas para agilizar causas

Locales

En el litigio por una propiedad, un denunciante dijo que pagó $ 80 mil a dos fiscales para obtener un desalojo. Ex empleados de Mazzucco salieron al cruce.

En la cuarta jornada del jury al fiscal Roberto Mazzucco hubo un nuevo cruce por el supuesto pago de coimas en el litigio entre Carlos René Cancino y Mario Varas por unos terrenos en el paraje La Tusca de la localidad de Alijilán, departamento Santa Rosa. Varas declaró ante el Tribunal y denunció que debió pagar $ 80 mil a dos fiscales para obtener un desalojo. Luego, empleados de la fiscalía de Mazzucco apuntaron a Varas para expresar que en una oportunidad ofrecía $ 1.000 para cambiar una foja del expediente.

Mario Varas es un policía retirado y aseguró que se dedica a tareas del campo. El fiscal Gustavo Bergesio le pidió que se circunscriba a los hechos desde 2011, ya que el litigio con Cancino data del año '99.

Varas relató que Mazzucco junto con su secretario Dante Coronel habían visitado los campos en conflicto. "Esto comienza por el gran atorrante de Cancino que está usurpando mi propiedad. Yo sé que el Dr. Mazzucco fue con Coronel a la propiedad. El doctor Mazzucco me llama un día viernes a las siete de la tarde y me dice: ‘Mirá Varas aquí hay que poner plata, $ 40 mil el lunes y el próximo viernes te hago el desalojo'. A los cinco minutos me vuelve a llamar y me dijo él: ‘Faltan $ 10 mil para Coronel, que también anda conmigo’”.

Según relató, trajo los $ 50 mil en una caja y le entregó en su oficina. Según describió, Mazzucco estaba sentado, de frente, en una mesa y en una esquina había una cámara. Puso la plata en la mesa, retiró la caja y se fue. "Yo le dije necesito un recibo y él me contestó: 'No Varitas, nosotros trabajamos así, tenés que confiar en nosotros'”.

Y continuó: "A las dos semanas, aproximadamente, llega el famoso atorrante del ‘Gallego’ Romero diciendo que tenía que poner $ 30 mil para el doctor Víctor Figueroa para sello, firma y documentación. Cuando yo voy a preguntar qué pasa en la fiscalía de Figueroa me dice la secretaria que no podía atenderme, que ‘esas son causas de Mazzucco’”.

Según Varas, volvió en reiteradas oportunidades, tras dos semanas del pago, y ni Mazzucco ni Coronel lo querían atender. Pasó el tiempo y no se produjo el desalojo comprometido.

Bergesio lo interrogó por la supuesta dádiva para Figueroa y Coronel. Según relató, estaban sentados en los bancos de la Fiscalía de calle Junín. Varas le entregó la plata a Romero, quien estaba parado al lado de Figueroa, y "ellos se van para adentro en alusión a Romero y Figueroa".

Sobre la intermediación de Eduardo "Gallego" Romero, Varas sostuvo que es una persona que "está negociando y no solo conmigo. Hay una persona a la que le sacó $ 70 mil, a otro $ 50 mil. (...) De una le digo, doña, que el 'Gallego' es un negociador” le transmitió a la presidenta del jury, Vilma Molina.

Mazzucco interrogó a Varas y trató de profundizar por qué realizó la denuncia ante la secretaría de Sumarios de la Corte, a cargo de Sebastián Lípari. Pero Varas evitó dar nombres de las personas que lo asesoraron para iniciar la presentación.

Luego declararon ex empleados de la Fiscalía Nº 9, Edgardo Jorge Acuña y Gustavo Rolando Carrizo, quienes coincidieron en señalar que otro empleado, Aldo Alesio, había comentado que Varas había llegado a la fiscalía y ofrecía $1.000 para los instructores de la causa y $ 2.000 para el fiscal". Acuña dijo que le comentaron la situación a Mazzucco y fue él mismo quien les pidió que "lo saquen cagando o lo iban a denunciar" (sic).

Pedido de disculpas
Al iniciar ayer la jornada, el fiscal Roberto Mazzucco tomó la palabra y se dirigió al tribunal para agradecer el "haber tenido la deferencia de haber suspendido el debate por el tema de mi padre", en alusión a la descompensación.

Luego se disculpó: "Quiero pedir disculpas por el exabrupto que tuve en el momento que se descompuso. Obviamente que bajo ningún concepto la hago responsable por lo que le pudiera pasar", señaló y aclaró que no responsabilizó a Amelia Sesto de Leiva por el suicidio de su hermano.